Mi teoría sobre las despedidas.

Publicada en Publicada en Escritos

Tengo una teoría sobre las despedidas, ellas traen a tu vida nostalgias, risas, aprendizajes, circunstancias que no sabemos porque llegan, en ese preciso instante de despedirte del amor de tu vida, de un padre, hermano o lo que te toque, es como un golpe al corazón, es lo que me gusta llamar momentos de impacto, porque son esos momentos con los que vas construyendo tu vida. Después de tantas despedidas en la vida, uno empieza a ser un poco más racional y empieza a ver todo con más determinación, lo único que no vas a poder controlar son los latidos del corazón, y las ganas de abrazar a esa persona y no soltarla. Si, mi encuentro con las despedidas son bastante cercanas, he aprendido de ellas, he soñado con ellas, he visto luz en ese momento de desesperación. Siempre debemos recordar, que cuando entramos en momentos donde pensamos que no van a estar las cosas bien, donde hay una especie de crisis, oscuridad, es ahí donde nace La Luz, por eso mi cercanía con ellas me ha llevado a crecer, a entender y apreciar cada momento con la persona que tengo a mi lado, que de cierta forma tiene tiempo limitado. Mi primera despedida, enloquecí un poco, el nivel de ansiedad era muy alto, no había otra cosa que hacer, que esperar que el volviera, y en esos días de soledad, mi vida se paralizaba. Segunda despedida, lloré mucho, escuché, caminé y aprendi a sentir, a sentir la libertad en mis huesos, a caminar por la calle y respirar y saber que hay un universo infinito esperando por que cada uno de nosotros, que las personas se encuentren y despierten y así poder continuar con mas certeza en este viaje que le llamamos vida, se me hizo más ligera, pero me llevø a un cierre de ciclo muy importante. Tercera despida, no me paso nada, aprendí a no perder el tiempo en situaciones pasajeras, a entender más el proceso de despedir y así volver a vivir mi vida. Digamos que me convertí en una especie de maquina, no me pasaba nada a la hora de despedirme, siempre decia mucho que no me gustaba ese momento, pero siendo más racional, quería saber porque me gustaba huir de ese episodio, que por alguna u otra razón Dios me lo esta colocando muchas veces, algo debo entender de todo esto. Cuarta despedida, sentí que me arrancaban algo del corazón, si raro pero es la sensación real. Entendí el proceso, lo acepte y continue, comprendí que cada situación tan repetitiva a tu vida se debe algún mensaje, se debe saber que todo tiene su porque y para que y de seguro te lo están mostrando muy cerca y aun no lo ves. Mi teoría de las despedidas es esta; llora si tienes que llorar, ríe, patalea, besa, grita, baila bebe, has lo que te provoque, al final es una despedida y siempre vendrá un reencuentro.  Aprovecha el tiempo que el universo te esta regalando para ti, para invertir en ese gran sueño, en llevar tu disciplina de vida, en apreciar el estar contigo misma, el saber que la vida es un continuo caminar, donde abrirás y cerraras muchos ciclos, donde vas amar y ha dejar de hacerlo también, donde lo que en ese momento te dolió tanto, hoy es un hermoso recuerdo que te hizo crecer. Solo aprovecha y saca luz de ese momento, de esa despedida, así no lo vuelvas a ver, recuerda que es una despedida, y después de ellas siempre viene un reencuentro, en la tierra o en el cielo pero se van a volver a encontrar.

Ama sin limites, y despídete con el mejor abrazo de tu vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *